El Calçot, el rey del invierno

January 08, 2018

Se nota al ambiente: cuando el frío es riguroso y el ambiente se llena de olor de sarmiento quemando y de brasa... es tiempo de calçots. Enero marca el punto álgido de la temporada de calçots, y esta comida típica de Valls ahora lo podemos encontrar con facilidad en todo el territorio.

Los calçots son una variedad de cebolletas, blancas, suaves y dulces que se comen hechos a la brasa y acompañadas con salsa "salvitxada", una salsa muy parecida al romesco, tanto que mucha gente las confunde. Estos calçots hechos a la brasa son la base de las calçotades, una comida comunitaria que, ya desde hace mucho de tiempo, ha acontecido la manera más tradicional de comerlos con un ambiente de fiesta y encuentro de hermandad.

Nacidas en la zona de Valls, de donde parece que son originarios los calçots, las calçotades se han convertido en un menú especial a base de calçots, servidos tal como salen de la parrilla, morcillas, carnes a la brasa, vino y postres. Cada año miles de familias, pandillas de amigos y empresas degustan estos menús con extraordinario deleite.

Si bien es en Valls donde se celebra, desde el año 1982, la calçotada popular de más renombre, actualmente hay centenares de restaurantes que ofrecen durante estos meses de invierno, hasta el mes de marzo, menús especiales de calçotada, o bien platos en los cuales el ingrediente principal es el calçot. Puesto que el calçot es una hortaliza excelente combinada con muchos otros ingredientes, no se tiene que limitar únicamente a la elaboración hecha a la brasa, así que se podrá degustar desde hecho en croquetas a risottos, pasando por calçots enlucidos o platos con toques asiáticos como los calçots en tempura. Su versatilidad ha llevado, incluso, a encontrarlos en un bombón de calçot, en un helado o en licor de calçots.

 

Categorías